Locura Digital. Precios de locura

Imprimir esta Página

27 MHz, la Banda Ciudadana en acción

Esto es un fragmento (publicado aquí con autorización de la editorial) del artículo escrito por Enrique Riobóo y aparecido en los números 30/31 (verano de 1982) de la revista Uncet. El autor era entonces miembro del Grupo CB Distrito 24.11 de Madrid.

El uso de la CB es extremadamente sencillo

El uso de la CB es extremadamente sencillo

Radio, comunicación y amistad

Desde los tiempos más primitivos el hombre ha querido comunicarse a mayor distancia de la que podía alcanzar su voz. Con el transcurso de los tiempos y el progreso de la humanidad, la comunicación entre los pueblos se va haciendo realidad. Primero el telégrafo, luego el teléfono y, por fin, la radio. La radio, la comunicación sin cables, sin fronteras.
La historia de la Banda Ciudadana surge en 1958 en Estados Unidos; es aquí donde se construyeron los primeros aparatos de nuestra frecuencia, 27 MHz. aparatos que, todo hay que decirlo, no funcionaban siempre que queríamos.

Cebeístas con sus estaciones móviles

Cebeístas con sus estaciones móviles

Más tarde, con el desarrollo de la técnica, las firmas comerciales empiezan a producirlos en serie. Llega el auge y el “boom” de la Banda Ciudadana, en gran parte gracias a que esta frecuencia, 27 MHz, permite la construcción de equipos a muy bajo precio.
El alcance de estos equipos es reducido, limitándose a la comunicación dentro de nuestros pueblos y ciudades; aunque en ciertas ocasiones con esta pequeña potencia consigamos comunicaciones internacionales. Así, a veces, podemos contactar con países como Inglaterra, Francia, Italis, Alemania, Brasil, Argentina, … Para recordar estos contactos y confirmarlos intercambiamos una especie de tarjetas postales llamadas QSL. En ellas indicamos las condiciones en que estos comunicados se realizan.

Muchas veces se nos compara con los radioaficionados pero no somos radioaficionados.

Un chico joven opera una estación de CB27

Un chico joven opera una estación de CB27

A los radioaficionados se les exigen abundantes conocimientos en materia de electrónica, a nosotros no nos hacen falta, dada la sencillez de nuestras instalaciones. Además, las conversaciones entre radioaficionados suelen ser muy técnicas y completamente inasequibles para “el ciudadano de a pie”. Nosotros, por el contrario, hablamos de los temas más diversos.

En definitiva, hacemos comunicación. No es de extrañar que por eso entre los cebeístas estén todos los componentes de nuestra sociedad: mayores, jóvenes, niños, mujeres e individuos de todos los estratos sociales. No importa ni su nivel económico ni cultural.

Nuestros equipos se pueden instalar en los sitios más increíbles, en el coche, en el campo, en una bicicleta, … De esta forma, en innumerables ocasiones ayudamos a solventar situaciones y accidentes de todo tipo.

Reverso de una tarjeta QSL del Grupo CB Distrito 24.11

Reverso de una tarjeta QSL del Grupo CB Distrito 24.11

(…) Es evidente que hoy la electrónica pone en nuestras manos multitud de posibilidades, pero a nosotros se nos ocurre una pregunta: Todas esas ventajas, todos esos adelantos técnicos conseguidos por la colectividad, ¿van a ser de uso general o sólo los van a disfrutar unos pocos, en razón de su nivel económico y cultural?

Club CB Distrito 24.11 de Madrid

Club CB Distrito 24.11 de Madrid

 
Así es 27 MHZ, la Banda Ciudadana
El texto de este artículo sirvió para la realización de este vídeo cuya autoría estuvo a cargo
del Grupo CB Distrito 24.11 de Madrid en la primera mitad de los años 80 del siglo XX.

Así son los 27 MHz

Así son los 27 MHz

Enlace permanente a este artículo: http://www.cb27.com/historia/27mhz-cb-en-accion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Google PlusVisit Us On YoutubeCheck Our Feed