Locura Digital. Precios de locura

Volver a Opinión

Sobre el uso y el abuso del roger-beep

Qué es el roger-beep

Algunas personas lo odian, otros lo aman. Para los más nuevos, es el pequeño tono corto, a modo de pitido, que se oye cuando alguien termina de hacer PTT (por sus siglas en inglés: Push To Talk) en su radio y, aunque es un poco de ruido sencillo, puede crear algunos sentimientos muy fuertes.
La señal de cambio ha existido desde hace mucho tiempo en diferentes formas pero no fue realmente hasta que las adiciones de los radios de exportación tenían la característica de ser tan frecuente en la afición. Ahora es una característica que muchas personas esperan encontrar en una radio de gama alta, aunque se trate de algo que ellos no tienen la intención de usar.

Uso y función del roger-beep

Antes de entrar en los pros y los contras de la señal de cambio o roger beep tal vez deberíamos hablar de ello, de su uso y su función. El tono puede ser corto, largo o incluso una combinación de varios tonos. La intención de la señal de cambio es dejar que el otro operador en la conversación y cualquier otra persona en la radio sepa cuándo la persona que habla terminó, no sólo por la señal portadora en caso de haberla (AM y FM).
En muchos casos, cuando el ambiente está muy tranquilo y hay sólo dos personas en el canal, el uso de la señal de cambio no es realmente necesaria ya que ambas partes serán capaces de oir el fin de la transmisión del otro y además pueden ver en su medidor que la señal ha dejado de ser transmitida. Pero en los casos en que una estación es apenas audible en la distancia y que es difícil determinar cuándo ha terminado de hablar, el pitido dará un tono más fuerte que la voz de manera que queda muy claro que ha dejado de transmitir.

En realidad la señal de cambio puede ser una función muy útil pero hay mucha gente por ahí que estaría feliz por no escucharlo nunca.

Esa opinión se ha generado muy probablemente por el uso excesivo, en general, de la señal de cambio y en las situaciones en que no es necesario. Por ejemplo, cuando dos personas viven en el mismo pueblo y no distan más de tres kilómetros el uno del otro y ambos están usando su roger-beep por una hora, y se oye el beep cada vez que sueltan el micrófono, lo que puede llegar a ser, seriamente, muy molesto. No hay necesidad para que lo estén usando y realmente su uso se torna frívolo.
Otro ejemplo son los roger con pitidos que son excesivamente largos o con tonos múltiples (también conocido como de 5 tonos ¡o más!). Estos pitidos, los roger-beep, se han modificado hasta el punto en que se parecen más a los juguetes que emiten ruidos, arruinando así el fin previsto.

Es triste el uso tan excesivo de la señal de cambio, tanto que ha llevado a la gente a no querer ni siquiera oír el sonido de uno. Digo esto porque cuando se habla de DX largos, sobre todo en SSB, cuando la otra estación está muy lejos y no está dando una fuerte señal de la señal de cambio, realmente puede ser útil.
Los roger-beeps no son para todos y personalmente he encontrado a personas que se quejan de su uso o piden no usarlo mientras dure la conversación. Pero sí creo que puede ser útil y servir a un propósito en la esfera de radio CB para QSO largos donde apenas se escucha a la contraparte.

La clave realmente está en respetar la señal de cambio y no utilizarla como un juguete o inecesariamente.

Aunque al corre caminos le ha funcionado bien, ¡Beep Beep !

Aunque al correcaminos le ha funcionado bien, ¡bip, bip!

Un artículo original de CBRadioMagazine.com, traducido por Mario,10AD707.

Julio de 2014

3 comentarios

1 ping

    • Whiskey Tequila on 03/07/2014 at 22:52

    Todo con medida, nada con abuso.

  1. esto como todo tiene sus gustos y es como el eco el eco algunos lo ponen que dicen hola y se repite 40 yeso tambien molesta ahora esta de moda el reverber eso si mola y da presencia en la voz

  2. El artículo original se publicó en CBRadioMagazine (junio 2007).
    El texto completo puede encontrarse todavía en:
    http://cbradiomagazine.com/June%202007/The%20Roger%20Beep.htm

    1. Gracias por la apreciación, Joaquín.

Deja un comentario

Your email address will not be published.